Libros de Walfran

Comprar ebook en Amazon20 Poemas Salvajes y una canción desafinada. ¿Cómo describir esta obra? Como 20 canciones que no encontraron música… o como 20 poemas rebeldes, anárquicos, salvajes, con vida propia… que no respetaron ni métricas ni rimas… salieron, plasmando esta poesía en prosa, urbana y sin vueltas.
Cada palabra escrita tiene peso propio, son piezas de un rompecabezas que de a poco fue tomando forma, al principio desordenadamente, a puro impulso genuino, sin adornos ni estridencias. Cada emoción, cada metáfora, cada símbolo… fue ordenándose por quien sabe… al principio pensé que solo era un conexionista de palabras inconexas… y todos sabemos que a veces la rama te tapa el bosque y fue por esta razón que necesité cruzar los límites. Mis propios límites.

La suciedad de los poetas vivos, refleja una poesía como un acto de despojo. De expresar aquello que no tiene permiso ni admisión en los pseudo-valores de sonámbulos domesticados carentes de pasión y propósito... solo poses y selfies, deambulando sin norte.
Las formas son una trampa que los autómatas aceptan alegremente, que sueñan con la zanahoria que nunca alcanzaran… una cárcel de los sentidos de cuatro ambientes, embriagados, mimetizándose entre los mediáticos que chorrean grasa en cada disputa intrascendente.
Los poetas urbanos encuentran la simetría en situaciones y momentos imperceptibles para el ojo despiadado. Cruzar esta frontera, es reconocer nuestra existencia como Poetas Vivos.